Seleccionar página
Alejandro Santamaría | Triatleta profesional y entrenador personal.

CHALLENGE MADRID 5º y 4º en el Campeonato de Europa

Alejandro Santamaría

Lunes, 24 de septiembre 2018

Premio a mi cabezaoneria dedicado a mi familia.

Si no hubiera sido el campeonato de Europa y no hubiera sido en Madrid. Seguramente hace días habría renunciado a correr. No me
encontraba bien. Mi ambición para disputar el challenge después de Vitoria me hicieron precipitar entrenamientos sin estar del todo recuperado. Mucha fatiga y molestias en la espalda. Mi motivación estaba por los suelos y sin ganas de sufrir. Y así empecé la natación.

Desde la primera brazada pensando en retirarme, sin poder esforzarme y sin ni siquiera poder disfrutar de ver amanecer mientras nadábamos en el embalse de. Pero no se me ocurría ninguna de las cientos de excusas posibles que pudieran consolar ese fracaso.

Mi familia me esperaba en el maratón para animarme.

En la bici soñé con un pinchazo que me obligara a tener que retirarme pero no llegaba. Mientras tanto ponía mi ritmo y sin importarme si otros iban más rápido o se ponían detrás. Hoy mi batalla era conmigo mismo por no rendirme. Una batalla dentro de mi  cabeza que no podía dejarme ganar. Pensé en retirarme mil veces con las mil mejores excusas. Pero seguí. Y lo hice porque en   el maratón estaba mi familia esperando y al menos se merecían llegar corriendo y retirarme donde estuvieran ellos.

Pero la carrera  me recompensó el esfuerzo. Porque si eres bueno en la vida al final las cosas salen bien. Y al final de la bici me encontré con una  gran remontada, con varios retirados y algunos pasándolo mal. Y aunque en el maratón no tenia cabeza para competir de verdad ni  exprimirme, si que pude correr, aguantar y conseguir un 5 puesto y 4 de Europa que sin duda me saben a auténtica victoria.

Hoy  vencí a mi cabeza, me vencí a mi mismo. No os rindáis.

Durante el maratón se me saltaban las lagrimas por las muestras de cariño y ánimos de todo el público, participantes y hasta de los policías. Me hicisteis sentirme querido. Sin duda ese es el mejor premio posible. Gracias

Esta última carrera va por mi familia. Primero para mi mujer. Porque los triatletas en las últimas semanas de una gran competición nos volvemos insoportables llenos de dudas y caprichos que ellas tienen que soportar. Debemos de ser como una mujer embarazada.

Y por su puesto para mi familia. MIS HERMANOS. soy el pequeño de 10 hermanos y nuestros padres fallecieron hace 20 años. Ellos fueron los que me cuidaros y animaron para hacer triatlón y a ellos les debo estar aquí. Y por último, el consejo que mi padre me repetía en sus últimos momentos de vida y que es mi lema:

“En la vida siempre alegre”

Gracias.